¿Por qué Nuestros Abuelos no Tenían Alergias Alimenticias Como Nosotros?

¿Alguna vez han pasado por tu mente los motivos por los cuales tus abuelos no sufrían alergias alimenticias… o, al menos, no era tan comunes como lo son hoy en día con nuestros hijos?

Estas son reacción molesta o peligrosa del sistema inmunitario tras haber ingerido un alimento determinado.  Las mismas se están convirtiendo en una preocupación hogareña y van en aumento.

Además de complicar la vida a quienes sufren de esta epidemia moderna, también entorpece el sistema médico y representa una carga extra para nuestros bolsillos.

alergia3

De acuerdo con un estudio publicado en 2013 por los Centers for Disease Control and Prevention, las alergias alimenticias en los niños aumentaron aproximadamente un 50% entre 1997 y el 2011.

Aquí es donde empezó todo, con nuestros bebés.

Las alergias a la leche son la causa número uno de las alergias alimenticias en los EE.UU., y se atribuye a la utilización de hormonas de crecimiento en la leche, así como al uso excesivo de antibióticos en la ganadería intensiva, que comenzó en la década de 1990.

1. Comer alimentos de temporada permite prevenir las alergias alimenticias

Hasta principios de 1900 los alimentos provenían de granjas y pequeños mercados, además, debido a que los conservantes de alimentos todavía no eran utilizados ampliamente, los alimentos eran frescos.

Debido a la falta de alimentos procesados, las dietas eran ricas en nutrientes, lo que permitía obtener la nutrición necesaria a partir de los alimentos. Para los bebés, la leche materna era sumamente valorada y por demás esta hablar de su frescura.

2. Hacer dieta, y jugar juegos restrictivos con el cuerpo y el metabolismo facilita sufrir alergias alimentarias

Caer víctima de las dietas de moda, la comercialización de alimentos, conteo de calorías y otros hábitos de dietas perjudiciales tan populares hoy en día contribuye a que se produzcan alergias alimenticias.

Hay que comer la comida en el momento en que este disponible, así tendrás un metabolismo sano y comerás según las necesidades y antojos del cuerpo.

3. Utilizar métodos de preparación tradicionales para elaborar la comida evita tener alergias a los alimentos

Es vital comer los alimentos cocinados en casa. Comprar alimentos procesados es una pésima opción, y comer fuera de casa debería ser todo un lujo, como lo fue hace muchos años.

4. Comer transgénicos, aditivos alimentarios, estabilizantes y espesantes facilitan las alergias alimentarias

los químicos agregados, aditivos, estabilizantes, conservantes, colorantes alimentarios, aromatizantes y los transgénicos son demasiado frecuente en los alimentos hoy en día.

Las carnes proceden de animales que han sido bombardeados con productos químicos. Los alimentos tratados con aditivos, antibióticos y hormonas además de ayudar a preservar su vida útil, solamente sirven para llenar los bolsillos de los productores de alimentos a expensas de la salud del consumidor.

5. Comer caldos de hueso ricos en minerales y vísceras potencian el sistema inmune

Los huesos de animales tradicionalmente se han usado para elaborar caldos y sopas. Las vísceras siempre tuvieron un lugar especial en la mesa!. Estos alimentos fueron muy valorados por sus propiedades medicinales y nunca iban a parar a la basura.

6. El abuso de tomar medicamentos prescritos contribuyen a las alergias alimentarias

Las visitas al médico deberían estar reservadas para lesiones por accidentes y enfermedades potencialmente mortales.

Cuando tengas fiebre, espera un poco antes de salir corriendo a urgencias. Cuando te sientas enfermo, come sopas, caldos y descansa todo lo que puedas. Confía un poco más en el proceso curativo natural del cuerpo mucho más de lo que hacemos hoy en día. El alimento debería ser la primera medicina.

7. Pasa mucho más tiempo ejercitándote para favorecer al sistema inmune

Quedarse dentro y jugar con teléfonos, computadoras y vídeo juegos, solamente contribuye a que el sistema inmunológico no se enfrente a las bacterias y virus que pululan en el medio ambiente.

Que bueno sería volver a usar las bicicletas, los columpios, jugar en la hierba, subir a los árboles. En fin, a volver a estar en contacto con la madre naturaleza.  Un sistema inmune poderoso es capaz de hacer frente a las alergias alimentarias.

¿Y qué tienen que ver estas cosas con las alergias alimenticias?

La nutrición afecta a cada célula en nuestro cuerpo. La salud de nuestras células depende de la dieta y estilo de vida.  Si la nutrición es inadecuada, la integridad de cada célula, tejido y órgano del cuerpo va a sufrir, así que puede ser más sensibles a ciertos alimentos.

Parece que las alergias alimenticias pueden ser un subproducto impredecible de los muchos factores ambientales mencionados, en gran parte desconocidos la mayoría de ellos, tan solo hace un un par de generaciones atrás.

Te Gusta La Medicina NATURAL ?

Haz CLICK en “ME GUSTA” Para Recibir Mas Consejos  Solamente un CLICK !