Cómo Hacer Pico de Gallo, Receta de la Salsa Mexicana Tradicional

Si te gusta la comida mexicana, sabras que es frecuente servir las recetas con una guarnición fresca, una especie de picadillo de hortalizas que recibe este nombre tan peculiar, muy típico con el guacamole o tacos.

Este aderezo, salsa o guarnición clásica de la cocina mexicana es fresco y saludable, es muy fácil de hacer y no requiere ningún equipo de cocina especial más que un exprimidor y un cuchillo. Es una de esas recetas que usarás muy a menudo, estupenda para combinar con otras como la crema de queso y jalapeños.

Resulta curioso el nombre de esta salsa, que según dicen viene de la forma del chile serrano, que recuerda al pico de un gallo, o de que se parece a comida para pájaros, o porque la gente solía comerlo pellizcando los trocitos con el pulgar y el índice, como picoteando.

Ingredientes para 4 personas:

-2Tomate muy maduro y carnoso
1-Cebolla blanca o morada
1-Chile jalapeño fresco
1-Cilantro fresco un manojo
-Zumo de lima (de tres piezas)
-Sal una pizca
-Aguacate (opcional)

Elaboracion:

La elaboración del pico de gallo no tiene ninguna dificultad. Comenzamos cortando los tomates en cuadraditos, después de despepitarlos. Picamos también con cuidado el cilantro sin desgarrarlo ni machacarlo para que no se humedezca ni pierda sabor.

Seguidamente hacemos la misma operación con la cebolla, cortándola en brunoise. Podemos utilizar cebolla blanca, -respetando el color blanco de la bandera-, cebolleta o cebolla roja/morada, que tiene un sabor delicioso en esta receta.

Por último picamos también los pimientos verdes. Podemos utilizar chile serrano o si lo no encontramos, chile jalapeño. En todo caso, podemos hacer un apaño bastante bueno utilizando pimientos de Gernika o de Herbón (de Padrón), para elaborar esta salsa pico de gallo.

También puedes utilizar los pimientos jalapeños encurtidos que venden en conserva. Con unos u otros, habrá que eliminar las pepitas y las venitas blancas del interior para que no piquen en exceso. Una vez todo picado, añadimos un pellizco de sal y mezclamos todo en un bol o en una jarra.

Finalmente, exprimimos las limas o limones y regamos con el zumo la preparación. En la receta original, no se añade aguacate, pero podéis hacerlo si os gusta, que funciona muy bien.

También puedes añadir un diente de ajo picado o incluso un chorrito de aceite de oliva, pero la receta clásica solo lleva lo que hemos indicado: tomate, cebolla, chile y cilantro, con zumo de lima o de limón.

Puedes utilizar esta receta mexicana de pico de gallo para acompañar cualquier tipo de plato de la gastronomía mexicana, en especial fajitas, burritos, tacos, usarlas para sazonar los nachos con guacamole, o para completar las tortillas de maíz que te hagas con cualquier ingrediente.

También puedes usarlo como guarnición de frituras, escalopes o croquetas para refrescar o aligerar dichos platos.

Una Ensalada llena de Colores y Sabores: ¡prueba nuestra receta de ensalada de Tomate, Pepino y Aguacate!

Delicia Rústica: Patatas Campesinas con Tocino para Enamorar Paladares