Jarabe de Jengibre, Miel y Limon, Para Reforzar tu Sistema Inmune.

El frío es sinónimo de resfriados, gripes, dolores de garganta y pañuelos. Ya sea para prevenir o para la cura de pequeñas afecciones respiratorias, muchos de nosotros nos informamos y comenzamos a invertir en remedios contra la tos, el dolor de garganta, la congestión nasal.

Por eso, en este post os vamos a explicar las propiedades del jengibre, que son ideales para estos casos. También, os vamos a presentar una infusión de jengibre, miel y limón como remedio natural. Se trata de un trío de super alimentos que pueden ayudarnos a protegernos del frío e infecciones, como siempre de la forma más natural y saludable.

Infusión de jengibre con limón para la garganta.

¿Cuál dirías que es la clave para mantener una buena salud durante todo el año? Para nosotros, lo fundamental es la prevención y, por supuesto, seguir una alimentación equilibrada. Una buena dieta que potencie tus defensas es lo primero que debes de tener en cuenta.

Si a pesar de todo, coges un pequeño resfriado, en cuanto empieces a notar un ligero dolor de garganta, puedes recurrir a la infusión natural de jengibre, limón y miel. ¿Sabes por qué hemos elegido estos tres ingredientes? ¡Sigue leyendo, te lo contamos!

Las propiedades de la infusión de jengibre y limón.

-El limón:

Ocupa un primer lugar dentro de los frutos de aporte vitamínico. Posee vitamina C en abundancia que refuerza las defensas del organismo y evita muchas enfermedades de las vías respiratorias como catarros, gripes o asma. Además es un poderoso antioxidante y bactericida.

-La miel:

Por sus grandes propiedades antisépticas, se ha usado siempre en medicina popular para combatir dolores de garganta. La capacidad curativa de la miel se debe a sus propiedades anti bacterianas. Son esas mismas propiedades las que también pueden ayudarnos con la digestión y hasta con las úlceras, los dolores de dientes, los resfriados,

-El jengibre:

Por su parte, es un alimento de múltiples beneficios para la salud que las antiguas generaciones ya usaban para combatir todo tipo de enfermedades, entre ellas las congestiones en las vías respiratorias. El jengibre despeja las fosas nasales y es un buen expectorante. Además, ayuda a regular la temperatura corporal, cuyos desequilibrios son causa de muchas enfermedades. Lo podemos encontrar fácilmente en su forma seca (pulverizado) o fresco (en raíz).

Como consejo, te recomendamos evitar comprar la raíz cuando está arrugada y seca. También se puede encontrar jengibre o extracto de jengibre en infusión, tintura, como aceite esencial o cápsulas. Uno de los más populares usos del jengibre son las aguas o bebidas de tipo tónico.  Estas pueden hacerse solo con jengibre o  combinándolo con otras especias como la cúrcuma, el limón (su cáscara o zumo), la pimienta negra o la canela en rama.

Como ves, estos tres alimentos se complementan muy bien y constituyen un estupendo jarabe para la tos,   Veamos qué podemos elaborar con estos alimentos!

-Remedio natural contra los catarros:

Como ya hemos comentado, el jengibre es uno de los aliados perfectos para prevenir resfriados. Por eso, nuestra sugerencia es que introduzcas rodajas de jengibre, de limón y un poco de miel en un frasco con tapa, por ejemplo un bote de conservas vacío. De este modo, se formará una gelatina que podrás conservar durante dos o tres meses en la nevera.

Para combatir un dolor de garganta o una ligera molestia, solo necesitarás una cucharada de esta mezcla, a la que añadirás agua hirviendo para hacer una infusión. ¿Ya has decidido si prefieres infusión, té frío o preparar la gelatina de jengibre, limón y miel como remedio exprés?

-Infusión de jengibre:

Para preparar una infusión de jengibre, lo primero que haremos será cortar un par de rodajas finas de jengibre y las dejaremos hervir 10-15 minutos. Otra alternativa que también podemos realizar es rallar el jengibre y dejarlo reposar con agua hirviendo dentro de un termo durante 20 minutos. Las dos son igual de factibles y el resultado será muy similar.

Después de esto, añadiremos el zumo de limón y la miel. Este tipo de infusión nos ayudará a hacer frente a resfriados y gripes. Su sabor será fresco y dulce gracias a la unión de estos tres alimentos.

-Té de jengibre frío:

¿Prefieres un té? Si tus defensas han bajado debido al cambio de temperaturas o el uso del aire acondicionado, una opción genial que puedes preparar es el té de jengibre y limón frío.

Para ello, cortaremos un trozo de jengibre del tamaño de un dedo pulgar. Si no tienes licuadora, te aconsejamos que lo ralles antes de batirlo con batidora convencional.  Añadiremos un limón entero y pelado, una cucharada de miel de abejas y cuatro tazas de agua.

Mezclaremos todos los ingredientes y nuestra recomendación es tomar el zumo en ayunas todas las mañanas.