Mezcla Cebollas con Harina para obtener un resultado sorprendente

Entre todas las recetas de cebolla, los aros de cebolla deben estar en el top 10. Son deliciosamente adictivos, te reto a que te comas sólo uno. ¡Imposible! Este plato no tiene un origen histórico claro, hay datos sobre su existencia en las décadas de los años 30. Lo que sí sabemos con seguridad es que son usados en muchos países como acompañamiento, tapa, aperitivo o plato para picar.

----Enlaces de Interes----

Para obtener la cebolla frita o rebozada, hay dos escuelas: la que pasa los aros por huevo y leche antes de cubrirlos en harina, y la que realiza una mezcla con todos los ingredientes previos y luego cubre los aros con pan rallado o algún tempura. Todo depende de la textura crujiente que se busque.

A veces te encuentras con una receta increíble en Internet que llama inmediatamente tu atención. Esta es una de esas recetas. ¿Quién hubiera pensado que podrías hacer un plato tan increíble usando solo unos pocos ingredientes simples? No podemos esperar para compartirlo contigo, así que sin más preámbulos.

----Enlaces de Interes----

Ingredientes

Estos son los ingredientes que necesitarás para estos increíbles aros de cebolla:

  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas de 1/4 de pulgada
  • 1¼ tazas de harina para todo uso
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 huevo
  • 1 taza de leche, o según sea necesario
  • ¾ taza de pan rallado seco
  • Sal sazonada al gusto
  • 1 cuarto de aceite para freír, o lo necesario
----Enlaces de Interes----

Método

  • Calienta el aceite en una freidora a 365 grados F (185 grados C).
  • Separa las rodajas de cebolla en aros y reserva. En un tazón pequeño, mezcla la harina, el polvo de hornear y la sal.
  • Sumerge las rodajas de cebolla en la mezcla de harina hasta que estén todas cubiertas; deja a un lado. Bate el huevo y la leche en la mezcla de harina con un tenedor. Sumerge los anillos enharinados en la masa para cubrirlos, luego colócalos sobre una rejilla para escurrir hasta que la masa deje de gotear. La rejilla se puede colocar sobre una hoja de papel de aluminio para facilitar la limpieza.

  • Distribuye las migas de pan en un plato o fuente poco profunda. Coloca los anillos uno a la vez en las migas y esparce las migas sobre el anillo para cubrir. Dale un golpe fuerte mientras lo retiras del plato de migajas. El recubrimiento debe adherirse muy bien. Repite con los anillos restantes.
  • Fríe los aros unos pocos a la vez durante 2 a 3 minutos, o hasta que estén dorados. Retira y ponlos sobre papel toalla. Pon sal al gusto y sirve.
----Enlaces de Interes----

DOS CONSEJOS IMPORTANTES

  • Hay dos puntos importantes para conseguir unos buenos aros de cebolla crujientes: el rebozado y la fritura. En el caso del primero, y como dijimos antes, hay quienes no utilizan pan rallado, sino que pasan cada aro por una mezcla líquida de huevo y leche, y luego los rebozan con harina. Esta preparación finalmente queda bien, pero no será la más crujiente que vas a probar en tu vida.

  • En el caso de la fritura, lo que hay que saber es que mientras más caliente el aceite, más rápido se freirán los aros. Si estos pasan mucho tiempo dentro del aceite, se suavizarán, pero si se fríen suficientemente rápido, deberían quedar doraditos y crujientes.
  • Claro que hay que encontrar un punto intermedio para la temperatura del aceite, porque la idea no es tampoco quemar la cebolla, ni que el aceite salte por toda la cocina al momento de meter los aros al sartén. Por eso hablamos de preparar el aceite a fuego medio, para que esté bien caliente, pero sin exagerar. También recuerda que hay que esperar a que el aceite esté caliente, antes de introducir los primeros pedazos de cebolla.

Esta es una gran receta que puedes servir a tu familia o amigos. E incluso puedes hacer esto como una actividad divertida con ellos. ¿Qué opinas? ¿Es esta una receta que puedes hacer en casa?

----Enlaces de Interes----