No lo Vuelvas a Comprar Más, Cultiva tu Ajo en Casa, Fácil en una Maceta

Cultivar tu propio ajo en casa es más saludable y más barato que comprar ajo en el supermercado. Plantar y cosechar ajo es muy fácil y prospera al aire libre o en interiores con mucho sol y un poco de cuidado y atención. La plantación y el cultivo de ajo pueden proporcionarte un suministro interminable de esta planta estimulante de la salud para usar en la cocina y en remedios caseros.

El ajo es un miembro de la misma familia que las cebollas, los puerros y el cebollino, y se puede comer crudo o cocido. Además de ser una deliciosa adición a muchas comidas, debes comer más ajo debido a sus muchas propiedades terapéuticas. Se sabe que el ajo previene los resfriados, ayuda a mantener el corazón sano y es un antibiótico natural.

Una razón para cultivar tu propio ajo es que, gran parte del ajo que se vende en los supermercados se trata con productos químicos para evitar que broten. Entonces, cuando busques el mejor tipo de ajo para cultivar, siempre debes comprar ajo orgánico para plantar.

En esta guía paso a paso, encontrarás cómo cultivar ajo y obtener los mejores consejos para garantizar una cosecha excelente. Pero antes que nada debes conocer sus grandes beneficios.

Los beneficios para la salud del ajo

El ajo contiene un compuesto llamado alicina. Este es un compuesto de azufre que le da al ajo su fuerte olor y muchos de sus beneficios para la salud.

Una revisión de los efectos terapéuticos del ajo encontró que el consumo de ajo puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, el colesterol alto y los ataques cardíacos. Sus compuestos ricos en azufre tienen un efecto anticanceroso y antitumoral sobre las células malignas.

La alicina en el ajo también es un agente antimicrobiano natural que puede destruir diversas cepas de infecciones bacterianas, fúngicas y virales. Comer más ajo puede ayudar a acelerar el proceso de curación de varias infecciones y se puede usar para tratar diversas infecciones resistentes a los medicamentos.

Para sembrar ajo en casa vas a necesitar:

  • -1 cabeza de ajo.
  • -1 maceta de 20 centímetros de profundidad.
  • -Tierra para macetas.

Instrucciones:

– Escoge una cabeza de ajo de la variedad que prefieras y separa los dientes, dejando su cáscara intacta.

ajos-en-una-maceta-en-casa

– Luego, elige una maceta de 20 centímetros de profundidad y trata de que tenga un drenaje de agua en la parte inferior, para que pueda eliminar el líquido restante cada vez que la riegues. Llena la maceta con suficiente tierra y procura dejar, al menos, un centímetro antes del borde.

– Después, coloca los dientes de ajo en la maceta, de modo que queden enterrados, por lo menos, a 10 centímetros de profundidad y con la parte puntiaguda apuntando hacia arriba.

– En la maceta puedes poner más de un diente de ajo, siempre y cuando queden separados mínimo a 8 centímetros de distancia.

– Finalmente, coloca el recipiente en un área de tu casa donde le dé la luz directa del sol, por lo menos, 8 horas diarias.

Presta atención a estos cuidados que debes tener en cuenta

-Lo ideal es cultivar ajo cuando el clima es cálido, ya que la luz solar es determinante para su germinación. Sin embargo, puedes hacerlo durante en invierno, aunque debes tener cuidados especiales para conseguir buenos resultados.

-Evita regar en exceso tu planta de ajos, ya que demasiada agua puede pudrir el diente de ajo que ha plantado.
-La cosecha de  ajo puede tardar entre 8 y 10 meses, justo cuando las hojas exteriores empiezan a adquirir un color marrón. Cuando esto ocurra, puedes desenterrar tu ajo, ponerlo en un lugar fresco y seco durante una semana y listo: ya tienes una cabeza de ajo para uso medicinal y culinario.