Te Gustaria Tener HORTENSIAS en Macetas? : ¿Esta es la Mejor Manera de Cultivarlas?

Cultivar hortensias en macetas no es una tarea fácil, y deberíamos saberlo. Esta planta no se lleva bien en el interior y las que vienen de invernadero necesitan un proceso de aclimatación para acostumbrarse al exterior.
¡Ahora puedes tener hermosas hortensias aunque no tengas jardín! Te enseñaremos a cultivarlas sin ningún esfuerzo.

El primer factor a tener en cuenta es la localización. A la mayoría de ellas les va a ir fenomenal el sol suave de la mañana y en cambio, a partir del mediodía estarán mejor a la sombra. Así que debemos buscarles un lugar adecuado que cumpla esta condición o sencillamente las cambiemos de sitio.

No sólo por este motivo sino por ejemplo para realzar un espacio determinado de tu jardín o patio por ejemplo, será importante una correcta elección de las macetas. Una maceta con ruedas o que se le pueda acoplar un dispositivo similar facilitará el traslado. Son plantas grandes que precisan macetas grandes y al final resultan bastante pesadas.

Las hortensias se marchitan rápidamente si no cuentan con el espacio suficiente. Las macetas apropiadas para ellas son las de 45-50 cm de diámetro para que tengan suficiente sustrato para prosperar. Es imprescindible que cuenten con orificios de drenaje pues las hortensias soportan mal el encharcamiento.

Una regla de oro en todo tipo de plantas y que es imprescindible en el caso de las hortensias. Elegiremos la variedad más adecuada para el clima del lugar donde vivamos.

La poda resulta imprescindible para mantener las plantas en un tamaño contenido y estético. Pero hay que investigar e informarse bien de cómo se realiza la poda en las distintas variedades de hortensias, ya que algunas florecen en los tallos viejos y otras en los nuevos. También hay que saber la mejor época del año para realizar la poda en cada variedad pues nos jugamos, en caso de error, toda la floración del año siguiente.

Planta la hortensia al mismo nivel que venía en su maceta al adquirirla, ni más profunda ni menos. Y deja espacio suficiente en la parte superior de la maceta para regar abundantemente. La hortensia necesita un sustrato muy rico en materia orgánica. El sustrato debe compactarse bien para que no queden bolsas de aire.

El riego es otro punto esencial en el cuidado de las hortensias. Es mejor pecar un poco por defecto que por exceso. Cuando la parte superior del sustrato, 2,5 cm más o menos, esté seco será momento de regar.

Las hortensias no necesitan mucha fertilización,en todo caso sólo le añadiremos algún fertilizante de liberación lenta o estiércol curado un par de veces al año. Desde luego nunca a partir del verano si vives en un clima cálido. En los climas frescos se puede realizar sólo una fertilización anual a comienzos de verano. No debemos abonar la planta si percibimos algún síntoma de enfermedad, es mejor esclarecer antes el orígen de ésta.

Cuando las flores comiencen a marchitarse hay que cortarlas para fomentar una nueva floración. Y por último remarcar que el éxito para el cultivo de hortensias en maceta se basa en la correcta elección de la variedad. Entre las variedades enanas de hortensias destacan la Hydrangea paniculata ‘Little Lime’; Hydrangea paniculata ‘Bombshell’; Hydrangea paniculata ‘Little Quick Fire’; Hydrangea macrophylla ‘Mini Penny’; Hydrangea macrophylla ‘Buttons ‘n Bows’. Todas alcanzan una altura similar, entre 90 y 180 cm, simplemente varían por el color de sus flores y su distinta adaptabilidad a los diferentes climas.