Hay un Perilla en la puerta del Horno y la Mayoría de la Gente no sabe lo útil que es ¡Te sorprenderá!

Tener un horno mugriento puede dar la impresión de que hemos sido negligentes en nuestros hábitos y prácticas culinarias. También puede ser una señal de que no estamos tomando las medidas necesarias para mantener nuestro horno limpio y libre de suciedad y mugre. Esto puede ser especialmente preocupante si queremos mantener una cocina limpia y acogedora.

Un horno sucio puede ser una fuente de vergüenza, sobre todo si tenemos invitados. No sólo eso, sino que un horno mugriento también puede ser un peligro para la salud. La grasa, las partículas de comida y otros restos pueden acumularse y convertirse en un caldo de cultivo para bacterias y gérmenes.

Esto puede provocar intoxicaciones alimentarias y otras enfermedades si no se eliminan estos contaminantes.

Y limpiar el horno a veces no es tan placentero, y la verdad que se vuelve un fastidio, pero existe un mecanismo que nos ayudará a limpiar el horno y mantenerlo a punto de una manera muy sencilla.

¿Cómo quitar la puerta del horno?

Afortunadamente, muchos hornos tienen un botón secreto que permite quitar la capa interior del cristal. Esto significa que, en lugar de intentar fregar para eliminar los residuos, puedes simplemente despegar la capa. Para ello, primero debes girar las palancas de la parte inferior de la puerta, y luego retirar el embellecedor de la parte superior de la puerta para liberar el cristal.

Una vez hecho esto, deberías poder acceder fácilmente a la capa interior del cristal y retirarla. Después, puedes utilizar un paño empapado en limpiador de hornos para fregar cualquier residuo que haya quedado y volver a colocar la capa interior del cristal en la puerta del horno. Siguiendo estos pasos, conseguirás que tu horno quede como nuevo.

Los ganchos para hornos pueden tener formas y tamaños diferentes según el fabricante, pero la función básica sigue siendo la misma.

¿Cómo limpiar la puerta del horno?

Limpiar el cristal o vidrio del horno con bicarbonato

Combina bicarbonato sódico con un poco de agua para crear una pasta y aplícala generosamente en el interior de la ventana del horno. Esta pasta actuará como un abrasivo suave, descomponiendo la suciedad y la grasa que se hayan acumulado con el tiempo.

Para una mayor potencia, mezcla vinagre en un pulverizador y rocía la mezcla sobre la pasta. Cuando se forme espuma, utiliza un paño húmedo para limpiar los residuos. Esto ayudará a eliminar las manchas difíciles a las que la pasta de bicarbonato no haya llegado. Tras unos minutos de frotar, toda la suciedad y la grasa habrán desaparecido, dejándote la ventana del horno impecable y como nueva.

Utiliza amoníaco para limpiar el vidrio del horno

Por desgracia, esta solución no es orgánica, pero es eficaz para eliminar las manchas difíciles y rebeldes de las superficies de cristal. No se recomienda utilizar este método como parte de tu rutina de limpieza habitual; en su lugar, utilízalo con moderación para esas manchas difíciles de quitar.

-Para empezar, es importante ponerse guantes protectores y asegurarse de que la cocina está bien ventilada.

-A continuación, abre la puerta del horno y coloca toallitas de papel sobre la zona manchada.

-Después, rocía la zona manchada con amoniaco y déjalo reposar durante 30-40 minutos. Por último, desecha los guantes y las toallas de papel, y limpia el cristal con un paño húmedo.

Ten cuidado al utilizar amoníaco, ya que puede ser un producto químico peligroso si no se utiliza correctamente. Lleva ropa protectora y asegúrate de que la zona está bien ventilada, ya que los vapores pueden ser fuertes y agobiantes. Si sigues estos pasos, podrás limpiar las superficies de cristal con rapidez y eficacia.

Vinagre blanco para limpiar el cristal o vidrio del horno

-Mezcla 1/3 de vinagre blanco con 2/3 de agua templada o caliente en una botella pulverizadora, y luego añade unas gotas de detergente para vajillas. La combinación de vinagre y agua caliente ayudará a aflojar la suciedad o grasa que pueda estar adherida al cristal del horno.

-Pulveriza esta mezcla sobre la zona que necesites limpiar y déjala actuar de 15 a 30 minutos. Cuanto más tiempo lo dejes, mejor funcionará.

Como el vinagre es natural, no hay riesgo de dañar el cristal del horno. Una vez transcurrido el tiempo previsto, utiliza una esponja o un trapo para limpiar la suciedad y la grasa del cristal del horno. Asegúrate de limpiar tanto el interior como el exterior de la puerta del horno, centrándote especialmente en los laterales.

Si aún quedan restos de suciedad o grasa después de limpiar el cristal del horno, puedes utilizar una pasta de bicarbonato sódico para ayudar a eliminar cualquier residuo persistente. Para hacer la pasta, simplemente mezcla bicarbonato con un poco de agua y aplícala sobre el cristal del horno.

Deja que la pasta se asiente en el cristal durante unos minutos y, a continuación, frota con la esponja o el trapo. Aclara el cristal del horno con agua tibia para eliminar la pasta de bicarbonato y tendrás un cristal reluciente.

Mantén tu Queso Fresco por Más Tiempo: Aprende cómo Envolverlo Correctamente

Aprende a Defenderte de los Mosquitos Tigre con esta Trampa Casera