Me preguntan porqué MI NEVERA siempre Olía tan bien ¡MIRA EL SECRETO!

Cómo quitar el mal olor de la nevera con sencillos trucos.  Si quieres eliminar los malos olores del frigorífico, te mostramos los remedios caseros más efectivos que te ayudarán a que tu nevera huela siempre bien.  Con tanta variedad de alimentos recogidos en un electrodoméstico, es común encontrar malos olores en la nevera.

Es un hecho que no resulta nada extraño, sobre todo si no conservas bien los alimentos o no sigues las recomendaciones. El olor del frigorífico puede venir de cualquier alimento: un pescado en mal estado, la carne que lleva semanas olvidada en los cajones, la fruta o la verdura, etc.

Cómo quitar el mal olor de la nevera

Afortunadamente, hay una serie de trucos y recomendaciones que puedes llevar a cabo para eliminar el mal olor y limpiar nevera.

1. Limpieza a fondo

Si observas que hay algún mal olor, lo primero que tendrás que hacer es limpiar nevera a fondo. Para ello, tienes que apagar el refrigerador y sacar todos los estantes y cajones guardando y conservando bien los alimentos para que no se echen a perder. Los estantes y cajones has de fregarlos bien con agua tibia y jabón, limpiando todo con un paño humedecido en agua, jabón y vinagre.

Para limpiar la nevera, no debes usar en lo posible productos químicos. En su lugar, lo más recomendable es usar una solución de agua y bicarbonato de sodio o vinagre. En el primer caso, la proporción será de 50%-50%, mientras que en el segundo habrá que usar un 60% de agua y un 40% de vinagre.

2. El bicarbonato de sodio

Una vez limpio todo, se seca y se vuelven a colocar todos los elementos en el interior de la nevera. Para disipar el mal olor se puede incluir una combinación de bicarbonato de sodio y granos de café. El bicarbonato de sodio, puesto en un recipiente, es capaz de absorber el olor de la nevera durante 24 horas. Una vez que pase este tiempo, se retira el recipiente.

3. Vinagre y avena

El vinagre ayuda a neutralizar el olor de la nevera y cualquier mal olor que sale de ella. Para ello, puedes llenar una taza o un bol de vinagre blanco e introducirlo en el frigorífico durante al menos 24 horas. La avena también hace el mismo efecto, aunque en este caso hay que depositarla en un recipiente de aluminio durante 24 horas.

4. Café recién molido

Para potenciar el efecto del bicarbonato de sodio, puedes extender café recién molido o los granos en un plato y colocarlo en el frigorífico durante 24 horas. Pasado este tiempo, en lugar de tirar el café lo puedes mezclar con tierra para fertilizar las plantas de casa.

5. Extracto de vainilla o naranja

Otro remedio casero que puedes llevar a cabo es mojar unas bolitas de algodón en extracto de vainilla y dejarlas en la nevera durante unas horas. De esta forma, le proporcionarás un aroma fresco y limpio. Otra opción es cortar una naranja en rodajas y colocarla en un recipiente dentro del refrigerador para que quede un intenso aroma a cítrico.

6. El carbón

El carbón es un producto que puede acabar con el olor del frigorífico. Tienes que ponerlo en un recipiente introducir este en el refrigerador. La temperatura de la nevera debe estar al mínimo y no debes abrir el aparato, o al menos el menor número de veces posible, durante unos tres días.

7. Una patata

Pelar una patata y meterla en el frigorífico es un remedio casero muy habitual y efectivo para eliminar el mal olor de la nevera. Sin ir más lejos, la patata actúa como absorbente, aunque conviene cambiarla por otra cada dos o tres días para que pueda llevarse todos los malos olores del refrigerador.

Cómo prevenir para que no regrese el mal olor

Si no quieres que te vuelva a pasar el mal olor de la nevera, puedes poner en práctica estos consejos de prevención.

1. Una temperatura correcta

La temperatura perfecta para almacenar los alimentos en la nevera es de dos a cinco grados centígrados. Si pones la nevera más fría, estarás desperdiciando energía; pero si la tienes a una temperatura más alta, los alimentos se pudrirán antes y el frigorífico volverá a oler mal de nuevo.

2. La circulación del aire

Un buen flujo de aire en la nevera ayuda a esparcir el frío hacia todos los rincones del frigorífico para conservar mejor los alimentos. Puedes colocar un pequeño termómetro en diferentes lugares de la nevera para comprobar la temperatura. Si se producen grandes cambios, necesitas revisar la circulación del aire.

3. Almacenar bien los alimentos

Si almacenas los alimentos en recipientes herméticos, no tendrás problemas de mal olor en el frigorífico. Estos recipientes ayudan a conservar los alimentos frescos por más tiempo. Es por eso que debes también colocar los alimentos en sus respectivos cajones, sobre todo las frutas y las verduras.

4. Revisar la nevera

Es muy importante que cada día revises los alimentos que se hallan en la nevera. Tan pronto como puedas apreciar que alguno de estos alimentos se esté echando a perder, hay que retirarlo del frigorífico para que el mal olor no se expanda.

Tal y como puedes comprobar, hay numerosos remedios caseros y fórmulas para acabar con el mal olor de la nevera. Un olor que se produce sobre todo por la mala conservación de los alimentos. Es prioritario pues utilizar recipientes herméticos no solo para mantenerlos por más tiempo, sino también para evitar que el mal olor se expanda.

Además, es más que recomendable mantener una temperatura adecuada y limpiar con frecuencia los restos que puedan quedar.