Unte Maicena en la Estufa: Mira lo que pasa 5 minutos después

La cocina es el corazón del hogar, pero también es una de las zonas más difíciles de limpiar, especialmente los fogones.  Las placas y sartenes de acero son algunas de las superficies más delicadas de limpiar y mantener brillantes.

Sin embargo, existen algunos métodos naturales que pueden ayudar a eliminar la suciedad y dar a estos artículos un brillo seguro y eficaz.

 Para limpiar la placa de acero, es importante primero retirarla y los depósitos de grasa antes de proceder al pulido.

Esto lo podemos conseguir, por ejemplo, con un producto limpiador especial para acero inoxidable, que pulverizamos directamente sobre las superficies, dejamos actuar unos minutos y luego enjuagamos con agua caliente.

Alternativamente, puede   utilizar un limpiador casero natural   elaborado con agua, bicarbonato de sodio y vinagre blanco.

Simplemente mezcle estos ingredientes en partes iguales, aplique la solución a la superficie y luego frote con una esponja no abrasiva para eliminar las partículas de comida y la acumulación de grasa.  Después de enjuagar con agua caliente, la placa se puede   pulir con un paño suave y seco.

El acero de la cocina también se puede pulir suave y eficazmente con almidón de maíz.  Este método es ideal para eliminar manchas y huellas dactilares causadas por el uso diario de utensilios de cocina de acero inoxidable.

Para utilizar maicena para pulir acero inoxidable, simplemente siga estos sencillos pasos:

  • Pre-limpieza  : Antes de empezar a pulir, limpia cuidadosamente el acero con agua y jabón neutro y luego seca bien la superficie.
  • Aplicación de maicena: con un paño suave o una esponja no abrasiva, aplique una pequeña cantidad de maicena a la superficie del acero.
  • Frote suavemente: Utilice el paño suave o una esponja para frotar suavemente la superficie del acero inoxidable, aplicando una ligera presión. La maicena actúa como un abrasivo suave y elimina manchas y marcas.
  • Enjuague y seque:  Después de fregar suavemente la superficie, enjuague el acero inoxidable con agua caliente y séquelo bien con un paño limpio y seco.

Usar maicena para pulir el acero inoxidable en la cocina   es una forma natural y eficaz   de mantener la superficie limpia y brillante. Es una alternativa segura a los limpiadores químicos fuertes que pueden dañar la superficie del acero y contaminar el medio ambiente.

Además, la maicena es   un ingrediente barato y fácilmente disponible, lo que convierte a este método en una solución económica y sostenible para la limpieza de la cocina.

En resumen, limpiar y pulir la estufa y las sartenes de acero   puede parecer una tarea desalentadora, pero con los métodos naturales adecuados y algunos trucos, puede ser rápido y fácil.

Con esta sencilla mezcla, conseguirás que tu casa Huela tan bien que tus Vecinos se pondrán celosos.

Pan Sin Horno: La Receta Perfecta para Disfrutar de un Pan Casero