El Caldo Depurativo para Limpiar el Organismo y para Adelgazar

Cuando tu cuerpo te pide hacer un poco de détox para eliminar líquidos, reducir la hinchazón y, de paso, ayudarte a adelgazar, un buen caldo depurativo te puede ayudar mucho. Te contamos cuál es la receta del caldo depurativo que realmente ayuda a limpiar el organismo y a perder peso y te damos los mejores consejos para hacerlo.

Cuando sientes malestar porque se te clava el botón del pantalón de hinchada que te notas, tienes problemas de pesadez de estómago, de gases o de regularidad, y has puesto uno o dos kilos de más, es recomendable hacer unos días de “détox” para ayudar a tu organismo a eliminar sustancias de desecho que hacen que el hígado y los otros órganos depurativos del cuerpo se saturen.

Y para darle a tu cuerpo este tiempo para hacer un “reset”, eliminar todo lo que le impide funcionar bien y recuperar su buen ritmo, un buen caldo depurativo y una dieta ligera te vienen de maravilla.

CUÁL ES LA RECETA DEL CALDO DEPURATIVO

Ingredientes para 2 litros de agua

  • 3 cebollas medianas
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • 1 o 2 ramas de apio (depende de si te gusta más o menos su sabor9
  • 1/2 nabo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 litro de agua

Cómo hacer caldo depurativo paso a paso

  1. Lava, corta y trocea todas las verduras a dados o rodajas medianas.
  2. En un a olla alta con tapa pon 2 litros de agua a temperatura ambiente, las verduras troceadas, y 1 hoja de laurel. No añadas sal.
  3. Deja que hierva y entonces baja el fuego y cuece durante 1 hora. Desespuma de vez en cuando por si hay pequeñas impurezas, aunque al ser solo vedrura no es muy probable.
  4. Retira las verduras, cuela el caldo para eliminar impurezas, y una vez frío, guárdalo en el frigorífico.

POR QUÉ EL CALDO DEPURATIVO TIENE ESTOS INGREDIENTES

Esta combinación de ingredientes es ideal para conseguir eliminar líquidos y gases, deshinchar, calmar el sistema digestivo, reforzar el sistema inmune y mejorar la regularidad. Te contamos qué te aporta cada ingrediente:

Cebolla:
Te da magnesio, calcio, cobre, hierro, silicio y azufre, y vitaminas A, B, C y E, lo que hace que tus riñones funcionen mejor y te ayuda a eliminar líquidos y deshincharte.

Zanahoria:
Es rica en betacarotenos, un potente antioxidante. Y fortalece tu sistema inmunológico y te ayuda a combatir virus e infecciones.

Puerro:
Gracias a su adecuado equilibrio entre el potasio y el sodio, resulta muy diurético. Además, es una buena fuente de vitamina A, que interviene en la formación y mantenimiento de las células. Y contiene alicina, una sustancia a la que se le atribuyen efectos antibióticos y antioxidantes.

Apio:
Es muy diurético porque activa el movimiento de los fluidos corporales, y ayuda a mejorar el funcionamiento del hígado, la vesícula biliar y los riñones. Además, regula el tránsito intestinal. Si eres de las que les gusta su sabor, puedes añadir más cantidad de apio al caldo

Nabo:
Tiene potasio, arginina y fibra, lo que contribuye a eliminar toxinas y líquido de forma más fácil.

Laurel:
Contiene cineol y eugenol, que tienen el poder de reducir la acidez y aligerar las digestiones.

No importa si añades otras verduras (calabaza, col, chirivía…) a esta mezcla. Lo que no es recomendable es eliminar alguno de los ingredientes. Por ejemplo, hay personas a las que no les gusta mucho el sabor del apio, por eso la receta recomienda poner al menos una rama (o aumentar opcionalmente la cantidad si no hay problemas con su sabor).

CONSEJOS PARA HACER EL CALDO DEPURATIVO

  • Cortar las verduras a trozos medianos. Aunque puedes poner los ingredientes lavados y enteros directamente en el agua, si los cortas previamente, facilitarás que suelten todas sus vitaminas y nutrientes al agua.
  • Empezar con el agua fía. Aunque el proceso es más largo que echas las verduras al agua caliente, el resultado no es el mismo. Al alargar el tiempo que las verduras pasan en contacto con el agua también se alarga el tiempo en el que pueden ir liberando sus nutrientes en ella y por ello el caldo aporta más beneficios.
  • No pongas sal. No es solo que la sal facilita la retención de líquidos. También es que si no se la pones al hacer el caldo depurativo facilitas la liberación de las sales minerales de las verduras para equilibrar la falta de sal que hay en el agua. Y por lo tanto todos los nutrientes van a parar al agua de cocción.

CÓMO DARLE MÁS SABOR AL CALDO DEPURATIVO SIN ECHARLE SAL

Si la receta base del caldo depurativo te parece sosa, no recurras a la sal. Acompaña el laurel con otras especias a tu gusto. Unas que van muy bien son los granos de pimienta negra, el clavo de olor o el anís estrellado, por ejemplo.

CÓMO TIENE QUE SER EL RESTO DE ALIMENTACIÓN PARA HACER UN DÉTOX

Lo ideal es que además de tomar un vaso de un caldo depurativo al despertarte y antes de las comidas principales –y entre horas si sientes hambre– el resto de tu alimentación sea también altamente digestiva y ligera, para ayudarte a limpiar el organismo y adelgazar.

Lo recomendable es que consumas más fruta y verdura de lo habitual, cereales integrales o legumbre, muy ricos en fibra, para que ayuden a arrastrar los tóxicos y proteínas ligeras (carne magra, pescado blanco, tofu, huevos…) en cocciones sencillas (vapor, guisos…).

CÓMO SERÍA UN MENÚ TIPO PARA UN DÍA A BASE DE CALDO DEPURATIVO Y ALIMENTOS DÉTOX

  • Antes de desayunar. Un vaso de caldo depurativo
  • Desayuno. Copos de avena guisados en leche o bebida vegetal con canela y trocitos de fruta de temporada. Si tienes problemas de regularidad, puedes añadir una cucharadita de lino previamente remojado para que suelte su gelatina, que es la que estimula el tránsito intestinal.
  • Media mañana. Un vaso de caldo depurativo y si tienes más hambre 1pieza de fruta y 1 puñado de frutos secos con piel (20-30 g)
  • Antes de comer. Un vaso de caldo depurativo.
  • Comida. Menestra y pollo guisado con verduritas de temporada. De postre, fruta
  • Merienda. Un vaso de caldo depurativo y si tienes más hambre 1pieza de fruta
  • Antes de cenar. Un vaso de caldo depurativo
  • Cena. Crema de verduras, pescado blanco (merluza, bruja, rape…) al vapor con espárragos y un yogur endulzado con canela.